Milagros Agreda de Valdivieso


 

Marcelo Michelangeli

Los niños son mejores pacientes

Este especialista de la cirugía pediátrica es un amante de los deportes náuticos, especialmente del velerismo. También es un gran emprendedor, actitud que lo llevó a impulsar la Policlínica Costa Azul, donde ejerce y es el director, médico novedoso que se consolida hacia la zona norte de Porlamar

Siempre me gustó el área quirúrgica, y dentro de éste tuve primero una formación en el campo de la traumatología durante tres años. Posteriormente me dediqué a trabajar con niños, porque son mejores pacientes, son más nobles que los adultos, de alma, de corazón y de organismo. En ellos no hay interferencia de factores como la agresión psicológica, que es frecuente en el caso de los adultos".

Esta consideración pertenece al doctor Marcelo Michelangeli, cirujano pediatra de amplia trayectoria en el estado Nueva Esparta y actual presidente de la junta directiva y director médico de Policlínica Costa Azul, moderno y novedoso centro médico y de hospitalización que funciona en el edificio Centro Comercial El Parque, avenida Francisco Esteban Gómez, sector La Arboleda de Porlamar.

Refiere Marcelo Michelangeli que desde el año 97 comenzó a trabajar en el proyecto un grupo inicial de 16 profesionales de la medicina. Hoy día son 28 socios médicos, además de 4 no médicos. Cabe destacar que ésta es una clínica con todas las especialidades, incluyendo emergencia pediátrica y de adultos las 24 horas. "Nuestra meta ahora es consolidarnos, crecer", acotó.

Marcelo Michelangeli nació en la Policlínica Caracas, en la capital de la república, el 22 de julio de 1958. En esa ciudad cursó estudios primarios y secundarios. Luego estudió Medicina en la Universidad de Carabobo, en el núcleo Aragua, graduándose en 1987. Realizó la medicatura rural en Nueva Esparta, en San Juan Bautista, desde octubre de 87 hasta diciembre de 88 y posteriormente trabajó en los estados Bolívar y Yaracuy. En el año 92 hizo el post grado en Cirugía Pediátrica en la Universidad Centro Occidental "Lisandro Alvarado" en Barquisimeto, egresando en marzo del año 95 y se vino nuevamente a Margarita en agosto de ese año.

Al llegar, comenzó a trabajar en el hospital Luis Oterga, de Porlamar, en calidad de suplente. Tuvo tres años en la Cruz Roja, en Cruz del Pastel, y en el año 97 ingresó a la nómina de especialistas del ambulatorio David Espinoza de Salamanca.

En el ámbito privado laboró en el Centro Médico Nueva Esparta, a nivel de consulta y de personal de planta, y en el Centro Clínico Margarita, aunque también tuvo un consultorio privado en el Centro de Especialista Virgen del Valle desde el año 95 hasta octubre de 2003, cuando se mudó para el Centro Comercial El Parque de La Arboleda en consulta privada, donde se encuentra en la actualidad.

Su tiempo profesional lo comparte entre su consultorio, en el ambulatorio de Salamanca y en Policlínica Costa Azul. Donde labora presta atención de emergencia y paciente hospitalizados.

Al preguntarle por qué estudió medicina, cuenta que se sintió atraído desde niño porque su hermano, trece años mayor estudiaba esa carrera y hacía práctica con animales en su casa y él se ponía a observarlo. "Fue la única vocación profesional que tuve desde que tengo uso de razón", asevera tras recordar que cuando se graduó de bachiller tuvo que esperar dos años para ingresar a la escuela de Medicina, porque no había cupo en esa época.

Está casado con la médico anestesióloga Luisa Mendoza. Tienen dos hijos Luis, quien estudia ingeniería industrial en la Universidad Católica Andrés Bello, en Caracas, y Lucía, cursante del sexto grado de educación básica.

En Margarita hay mejor calidad de vida

"Toda la vida me gustó Margarita como centro vacacional y cuando me vine a hacer la medicatura rural me dije que para Caracas no volvería más, a pesar de que tenía acciones en una clínica allá y a mi familia", señala el doctor Michelangeli al contarnos su decisión de radicarse en la isla de la perlas.

"Me encanto la tranquilidad, la calidad de vida; los problemas de inseguridad aquí son muchos menores que en Caracas", resalta al añadir que además de eso le encanta la playa como área de distracción, porque uno de sus hobbies son los deportes náuticos: pesca, en todos sus tipos, submarinismo, natación, la cual practicó en su época juvenil, y otros como lancha y embarcaciones a vela.

De joven también ejerció el velerismo en varias disciplinas. Fue vicepresidente de la Asociación de Vela del estado Nueva Esparta y hoy en día tiene un velero para uso particular.

Su hijo Luis siguió esa misma inquietud, incluso fue campeón nacional y ha representado a Venezuela en tres campeonatos mundiales de la disciplina, además de ser medallista en varias ediciones de los juegos juveniles nacionales en representación de Nueva Esparta, en ocaciones en las que Marcelo Michelangeli acudió como delegado de la selección insular.

Raquel González L.

Volver a pag. principal