U

na tarde de septiembre, final de mes, y día viernes me acerqué a la sede de Distribuidora Monca, en la calle El Colegio de Porlamar, Centro Comercial Makro. En días anteriores nos habíamos puesto de acuerdo para conversar; él full de actividades y este periodista igual, luego de posponer varias fechas, al fin llego a la cita bien temprano. “Tranquilo Monca, le dije, al momento de saludarlo, él me replica: bueno, y no era a las 5:00pm; siga trabajando que yo espero, no hay problema, podemos ir adelantando la conversación a medida que los clientes, y compradores lo permitan. Simón, aceptó y comenzamos el diálogo.

¿Cómo comenzó todo Simón?

“En Caracas, yo tenía una fábrica grande de muebles. Equipaba restaurantes, oficinas, comercios. Y también, mientras estudiaba publicidad y mercadeo, me dedicaba a la venta de teléfonos, hacer cursos, trabajando. Tenía tanto trabajo que un cliente me solicitó la venta de 38 teléfonos, y le dije que podía atenderlo a las 5 de la mañana, el cliente se sorprendió y, yo le dije que era la hora que podía, porque llegaba muy tarde a la casa, y estaba full. Nos pusimos de acuerdo y la venta se cerró. Con esa comisión y lo que tenía, luego del sacudón, del Caracazo, no lo pensé mucho. Eso me afectó bastante, y es cuando decido venirme a Margarita. Siempre tenía en mente salir de la capital”.

¿Seguía con la venta de muebles?

“Llegué a la Isla, empecé a ofrecer los muebles y mucha gente, comerciantes escépticos, solicitaban mucho crédito y precios más bajos. Me vi obligado a abrir mi propia tienda, es cuando aparece Distribuidora Monca que arranca con la venta de muebles y equipos de oficina. Los primeros años fueron muy duros. Viajaba todos los martes a Caracas a buscar mercancía y me regresaba los jueves, años difíciles para toda la familia. Ofrecía a los clientes buenos precios, porque eran mis propios muebles, la fábrica se mantuvo, hasta que decidimos establecernos con todo en Margarita, y abrirnos paso a la telefonía celular, a la venta de quipos”.

¿Agente autorizado Telcel?

“Con la telefonía móvil, venta de equipos, agente autorizado Telcel, aquello fue impresionante. Nos convertimos en el mayor distribuidor, ocupando los primeros lugares en venta en el Oriente del País. Vendimos estableciendo récord. Viajamos, recibimos muchos estímulos y lo invertíamos, buscamos equipos en Estados unidos, viajaba bastante, hacía los cursos, estamos al día; todos hablaban de “Moncatel”, de “Simonca”. Era asombrosa la cantidad de clientes, la fuerza que tomamos, que nos mantuvo y mantiene. Hoy contamos con la distribución de equipos, accesorios, somos agente Movistar, contamos con un moderno laboratorio y la telefonía sigue siendo nuestro fuerte. Este es un mercado muy dinámico, hay que estar actualizado”.

¿La publicidad, una inversión grande?

“Siendo un negocio “pequeño”, hicimos publicidad en todos los medios, en todas las formas. Páginas completas full color, vayas, programas de radio, cuñas rotativas, material P.O.P. Yo creo en la publicidad, soy un estudioso de la publicidad y el mercadeo, estoy convencido de eso. Nos ha ido demasiado bien, trabajamos duro, gracias a la constancia, al trabajo duro y a la buena publicidad, hemos obtenido excelentes resultados”.

¿Monca Locutor?

“Si me hice locutor, me involucré con las marcas, con los productos y para poder anunciarlo me hice locutor, grabo mis comerciales, participo en la elaboración de las piezas. Opino, sugiero, cambio esto o aquello. En impresos debíamos cumplir con unas pautas establecidas por la telefonía, y en medios radioeléctricos también innovamos”.

¿Simón: cantante, parrandero?

“Con La Toros Banda Show logré grabar El Tumbalele, me hice pandillero del Toro, asistí a ese compartir, me compenetré con la gente de aquí, me recibieron muy bien. Parte de la joda, la alegría, de ese sano compartir. Han sido unos años inolvidables, llenos de muchos recuerdos gratos”.

¿Simón Lucena Gobernador?

“Bueno, sí, Gobernador del Distrito número 4370, del Rotary Club. Una gerencia internacional, especie de embajador, que agrupa a 1.200 rotarios de 52 clubes, pertenecientes a cuatro países. Embajador de buena voluntad y paz, resolviendo conflictos, manejo de situaciones, obra social. Logramos el Centro de Diabético, allí en el municipio Maneiro. También participé como Directivo de la Cámara de Comerciantes, Fondene, Pro Margarita, AsoPlayas, y muchas instituciones más; aportando, y colaborando”.

¿Cuándo se jubila?

“Mira estaba casi que me jubilada (risas), semi-jubilado. Porque es hora de que los hijos, la juventud tome el control. Y uno supervisando, chequeando, pero en estos últimos meses he tenido que integrarme más, la situación lo exige. Los muchachos están haciendo un trabajo excelente, le hemos dado toda la confianza, el poder de decisión, ellos son los gerentes, los jefes, uno viene y los ayuda un rato, pero pendiente de que se obtengan resultados positivos, que sigan dando la talla. Aquí todos trabajan, como seguro lo haces tú también, tu gente. Delegar, pero delegar de verdad. Está al frete una nueva generación”.

Hay muchas cosas de que seguir conversando con Simón Lucena, por momentos los clientes preguntan, se acercan a la caja, y Simón se separaba un poco de la conversación, atiende a los clientes, explica, ayuda a resolver.

Han sido 26 años de Distribuidora Monca, una gran referencia comercial en Margarita. Todos lo conocen, hablan de arriesgado que es en los negocios, de la seguridad en lo que hace, y emprende. Los muebles tienen un espacio en los locales de Monca, se abrió y se mantiene con ese norte. Pero la realidad se impone; Simón Lucena, y su equipo con esa lupa de buen comerciante se ha adaptado a los nuevos tiempos, Distribuidora Mona ahora es integral. Están los teléfonos, muebles, accesorios para para oficina, útiles escolares, pero también están los dulces, chocolates, helados, bombillos, envases de plástico, agua, malta, refresco, los pastelitos, productos de limpieza, e higiene. No duda en abrirse paso para la venta de alimentos. “Si eso es lo que la gante está buscando, hay que buscar como tenerlo, y ofrecerlo, sin descuidar los otros servicios que venimos prestando”.

Han sido 26 años compenetrado con nuestra gente, identificado con lo nuestro, de pasión familiar, de trabajo sostenido que le permite junto a su esposa Marlene, y sus hijos seguir siendo Distribuidora Monca, ese lugar especial que día a día visitan un gran número de clientes, que se van satisfechos. De allí que nuestro protagonista, Simón Lucena, siga muy pendiente del devenir comercial y cultural de Margarita y su gente. Muy complacido de haberse venido y quedarse en esta ínsula.