Biblioteca “Rosauro Rosa Acosta”

L

a Biblioteca Pública “Rosauro Rosa Acosta” fue fundada el 18 de enero de 1963, por Ismael y Andrés Lebland Silva, Humberto Acevedo y el epónimo. Está ubicada en la calle José Joaquín de Olmedo, en Pampatar, Municipio Maneiro, del estado Nueva Esparta.

Su epónimo Rosauro Rosa Acosta, nació en Pampatar, el 30 de agosto de 1925. Recibió en vida varios homenajes y reconocimientos, fue hijo ilustre del Municipio Maneiro, hijo adoptivo de Porlamar y La Asunción. Fue autor de numerosas obras: El Árbol Emblema de Nueva Esparta, De Antiguas Ansiedades, Los Hombres del 4 de Mayo, entre otras. La Alcaldía de Maneiro ha institucionalizado el premio de Poesía en homenaje a la obra, a la trascendencia de Rosauro Rosa Acosta; evento literario con el cual se contribuye a mantener vigente la obra de este hijo de Pampatar.

Cerro Guayamurí o Matasiete

L

os Cerros más altos entre la Asunción y Paraguachí eran llamados por los “Guaiqueríes”: GUAYAMURÍ, y GUAY –ATAMO. El Primero mantiene su nombre, y el segundo es el Cerro Matasiete; desde que los españoles marcaron con el número Siete la mata que servía de límite al pueblo de Santa Lucía, hoy La Asunción.

Dr. José Gregorio Hernández venerado en Margarita

S

on muchas las poblaciones del estado Nueva Esparta, dónde se venera la imagen del Dr. José Gregorio Hernández, se le tiene mucha fe al médico de los pobres. Un ejemplo evidente es la familia Ferrer- Ávila, en la calle Libertad de Los Robles.

Daniel Ferrer, es uno de los voceros de las familias, quien cuenta: “desde que papá estaba enfermo de la vista comenzó esa devoción por el Dr. José Gregorio Hernández. Papá tenía problemas con la visión, una día amaneció con la idea de que lo llevarán al Valle, casi cuando va entrar a la Iglesia se le apareció la imagen del Doctor, fue operado de uno de los ojos, el otro lo recuperó, ese milagro visual hizo que comenzáramos con una pequeña imagen del Dr. Luego compramos una más grande, hasta hacerle sus fiestas. Aquí viene mucha gente a la casa, desde varias partes del país asisten familiares y amigos, son varios los milagros que poseemos del Dr. José Gregorio, y año tras año, le hacemos sus fiestas, le rezamos, hacemos la procesión, ya tú ves allí está, aquí le tenemos mucha fe”, dijo.

Así nació esa devoción por el Dr. José Gregorio Hernández, que cada año aumenta, en Los Robles, en la calle Libertad, donde tiene su altar, se realizan las fiestas, rezos y procesión; convencidos de que pronto sea elevado a la categoría de Santo.

La Vecindad

H

acia la parte norte de la Isla, pasando la población de Tacarigua, un poco más allá, luego de Santa Ana, casi llegando a Juan Griego, está La Vecindad. Casas muy coloridas, adornadas por la creación, por la artesanía de las famosas hamacas de La Vecindad. Así se le conoce en Margarita, por ser la población del Estado, donde se elaboran las más espectaculares y famosas hamacas, allí están algunos telares, y la presencia en las fachadas de las casas de tan creativo esfuerzo, denota el empeño de una generación que mantiene viva la artesanía del lugar.

Este es un pequeño pueblo de Margarita, hay quienes dicen que antes era una sola calle, en el que se confeccionan verdaderas obras maestras del tejido. Las hamacas son típicas en la mayor parte del territorio nacional, pero hay que hacer la salvedad que las que se hacen en "La Vecindad" son especiales, muy famosas, y representan un suvenir muy codiciado. El cual como todo ha elevado su precio, y ahora tener una buena hamaca de La Vecindad, también implica poseer un dinero extra para adquirirla.

Las hamacas de La Vecindad no solo son empleadas para hacer la siesta, para dormir un rato, sino que también se utilizan como elementos decorativos en recepciones de hoteles y ferias turísticas.

Es una verdadera obra de arte que requiere de mucho esfuerzo, constancia, concentración, gran dedicación si se quiere elaborar muy bien. Es un artículo muy preciado y de meticulosa elaboración. El colorido es un espectáculo, dormir un ratico en una hamaca es muy gratificante.

La Vecindad originalmente surgió como una calle Real, una vía de tránsito entre Juan Griego y el Municipio Gómez, Santa Ana, y luego se fue poblando y transformando. Se supone que El Libertador debió pasar por allí cuando arribó a Juan Griego y se dirigió hasta Santa Ana.

Hoy en día La Vecindad sigue contando con el Río El Toro, que crece solo en épocas de lluvias, varios pequeños y grandes negocios se han instalado en sus predios. Se está ejecutando una importante avenida para seguir desarrollando el área. Sigue siendo esa población donde prevalecen algunas casas de la Margarita de ayer, con su gente humilde trabajadora y en donde las hamacas siguen reinando.

Museo “General en Jefe Santiago Mariño”

U

na casona vieja, con amplios pasillos, rodeada de árboles de mango la cual ha sido restaurada conservando su aspecto colonial, ubicada al frente de la Basílica Menor Nuestra Señora; es el Museo General en Jefe Santiago Mariño, en El Valle del Espíritu Santo.

La entrada puede hacerla por la parte frontal a la Basílica, o si prefiere por el sector Camino Hondo, en la vía a Las Piedras del Valle. Varias piezas coloniales, cuadros, muebles, lámparas, amplios ventanales, espacios dedicados a la exposición de pintura, pequeña biblioteca, capilla, árboles de helechos, y mucho más. La frescura y tranquilidad los invitan a quedarse allí, a reencontrase con la historia.

En los alrededores está la Plaza Caraciolo Parra, hay una pequeña churuata donde se realizan diferentes eventos culturales, y sesiones solemnes. El museo General en Jefe está abierto de martes a domingo, en el horario de 9:00am a 4:00pm. Hoy en día sirve de sede a la “Universidad de Las Artes”, y requiere del aporte de todos, de un gran esfuerzo para mantener su prestancia, lo que fue hace años.

Se habla margariteño

“Escoñetao”

Se refiere a la persona que está muy golpeaba por la vida, de salud, o simplemente que le dieron una paliza, a aquel que encontraron robando, o se cayó a golpe con otro, y le dieron hasta con el tobo, y amaneció muy golpeado, muy adolorido, está “escoñetao”. Tomó demasiada caña, estuvo de rumba durante todo el día, tragos, comida, rumba, mujeres y quedó sin fuerzas. Algo así como vuelto “trizas”, en mal estado, muy mal anímicamente y físicamente. Necesita recuperarse. También se aplica a un objeto, trabajo, o carro. Por ejemplo: “Chocó y quedó: escoñetao”.

El Café de Margarita

A

propósito de la escasez del café, de su alto precio, y de la buena o mala costumbre de tomarse un cafecito. Gracias al Cronista, y mejor amigo, Lcdo. Verni Salazar, recordamos a los hermanos: Claudio y Francisco Rojas Tovar, quienes en antaño, por allá por los años 50, en el siglo pasado, establecieron en Juan Griego, Municipio Marcano, la empresa: “Café Flor de Margarita”. Café que fue certificado y considerado uno de los mejores del Oriente y el país. El aroma inundaba el ambiente al abrir su tradicional papeleta.

Hoy en día en La Cruz Grande, aquí en el municipio Mariño, estado Nueva Esparta, se perciben los olores que invaden ese sector, al producir “Moka Caribe”, otra industria que transforma los granos en sabroso café, recibiendo buenos elogios. Con una presentación más moderna, y con precios actuales.

Margarita en la historia

E

l 26 de diciembre de 1783, nació en la Villa de Santa Ana del Norte, Municipio Gómez del estado Nueva Esparta, el General Francisco Esteban Gómez. Uno de los grandes héroes de nuestra independencia, en su honor varias instituciones llevan su nombre, liceos, escuelas, Instituciones Públicas. Además existe la orden Francisco Esteban Gómez. En la vía principal de Santa Ana está una vieja Casona, con una placa que indica: En esta casa nació el General Francisco Esteban Gómez.

Jefe militar de destacada participación en la defensa de la isla de Margarita contra la invasión de las fuerzas españolas. El 31 de julio de 1817, derrota en la Batalla de Matasiete al general Pablo Morillo, y fu Jefe del Ejército Expedicionario. Murió en la Asunción, el 6 de agosto de 1853. Sus restos reposan en el Panteón Nacional desde el 20 de agosto de 1881.

Bajo la sombra de un Guayacán…Fotos de Guayacán

E

ste árbol está presente en casi todo el territorio insular, en toda plaza, parque, avenida, jardín, hogar, donde sus ramas y frondosidad están presentes. El Guayacán pertenece a la familia de Zygophyllaceae. Crece de 3 a 10 metros aproximadamente, adoptándose fácilmente a las inclemencias del tiempo, y creciendo a su alrededor, dando un gran sombra cual “sombrilla natural”. De allí que se diga” metate debajo de un Guayacán”, para protegerse del sol y la lluvia. O también se le atravesó un Guayacán, cuando muchos conductores logran impactar su vehículo contra el resistente árbol.

Sus hojas son de 3 a 5 cm de largo, flores muy pequeñas azuladas, marrones y semillas negras. Su tronco es bastante resistente, se emplea mucho en la elaboración de cabos de pala, pico, machete y para los trompos.

El Guayacán tiene un crecimiento lento. Es conocido en otras partes de Venezuela y América como Palo Santo y Guayaco. Su reproducción es a base de semillas.

El Guayacán fue designado por el Ejecutivo Regional como árbol emblema, símbolo natural del estado Nueva Esparta, el 30 de mayo de 1952. En el refranero popular, para referirse a la fortaleza de muchos viejitos, de muchas personas de la tercera edad., se dice: Duro y fuerte como un Guayacán…