TIERRA MISTERIOSA

C

ada plaza, parque, iglesia, museo, castillo, campo, calle y casa, entre otros monumentos y objetos, nos gritan una historia. Todos ellos contienen y contendrán, ese elemento invisible de primer momento, esencial para la identificación y la permanencia. Cada uno de ellos, al igual que el lugar donde estos se encuentren, tienen su propia historia, dada por sus orígenes, desarrollo, hechos y sucesos que esperan ser revelados.

Ese fenómeno misterioso, nos sigue a donde quiera que vayamos, aunque nos dispersemos hacia otras tierras cercanas o lejanas. Estarán siempre en cada momento, objeto, hechos y personajes. Mantendrán viva su historia, en los relatos, cuentos, cantos, leyendas, poemas, diversiones y chistes; entre otras manifestaciones locales.

IMAGINACIÓN Y REALIDAD

El narrador ofrecerá su relato claro y preciso, con elegancia y sonoridad. Aun cuando esté bien documentado sobre la realidad de algunos sucesos, nunca le faltará la imaginación y el colorido. Quizás señale o no, una cifra o estadística, pero seguro le indicará las causas, contenidas en el esfuerzo, dolor y martirio, que dieron origen al objeto o hecho narrado; el antiguo nombre de aquella escuela, calle o plaza, o el apodo o sobrenombre de algún personaje del pueblo. Te narrará el milagro de la bala de Arismendi, de la perla con forma de pierna, del sacrificio en la Laguna de los Mártires; de la Virgen en la Batalla de Matasiete, de la llegada del Tirano Aguirre, además de otros importantes sucesos autóctonos.

DIVERSIDAD UNIVERSAL

Otra distinción misteriosa que caracteriza a Margarita, es su universalidad ambiental. Este hecho, el cual ha sido tratado en otras oportunidades, llama nuevamente la atención porque cada vez que se recorre o se camina en ella, precisamos un poco más el mencionado hecho, lo detallamos mejor. Se recuerda sus cadenas montañosas principalmente representadas en el Parque Nacional Cerro El Copey y la del Pico de Macanao. La primera de ellas posee extensiones de árboles de gran tamaño que le proporcionan la cualidad de porción boscosa, con abundante variedad en cuanto a flora y fauna se refiere. Algunas de ellas, únicas de esta región.

Al subir a esta montaña-pico, encontrará explanadas que le permitirán observar al fondo a El Valle del Espíritu Santo, bordeado por los brazos de esta formación natural además de una excelente vista paisajística que abarca hasta más allá de la isla; y al otro lado, se aprecian poblaciones de San Juan Bautista.

Mención merece también los distintos tipos de playas, así como otras áreas que llaman la atención. Las primeras, representan playas llanas, hondas; tibias, calientes y frías. Unas, se ofrecen para dormitar en sus arenas; otras, para surfear y practicar deportes bruscos, y algunas para simplemente caminar. El submarinismo y el velerismo tienen un buen lugar en sus respectivas aguas. Contrastando con estos sitios, recorremos tipos de áreas rocosas, desérticas o semidesérticas, todo lo cual permite apreciar integralmente esta hermosa variedad.


Dr. Claudio Luis Quilarque