Post Thumb
L

a emoción, tensión y alegría que provoca subirse a un avión, helicóptero o ultraliviano, a cualquier equipo que nos impulse a despegarnos del suelo, es grande. Ese hecho nos ha llevado a observar a Margarita desde “arriba”, desde lo más alto; ya sea en el despeje, durante el trayecto, y o en el aterrizaje; al acercarnos a la ventanilla, lo que se observa es un azul del cielo, nubes y, el azul del mar. Ese inmenso mar, con barcos. El verdor de la laguna, esas aguas tranquilas y las montañas, el horizonte allá lejos. A medida que nos desplazamos los rayos del sol entran por la ventanilla, iluminan esos espacios, que nos permiten sentir la naturaleza de cerca. Otra perspectiva, una experiencia de vida única.

Hace ya muchos años, una época que todos recordamos, se puso de moda en la Isla volar en ultralivianos. Turistas y nativos despegaban desde el viejo aeropuerto de Porlamar, volando por nuestras costas, haciendo una travesía por las principales playas de Margarita, contemplando todo ese dinamismo desde el “cielo”, dando rienda suelta a la imaginación. Otra realidad. Fue tanto el “boom” de volar, que hasta campañas publicitarias se hicieron para promocionar productos, servicios y candidatos. Muchos miraban hacia arriba y se imaginaban todo el suspenso y la emoción que eso representaba.

Ultralivianos, parapentes y otros artefactos surcaron el cielo margariteño para contemplar desde lo más alto las bellezas y bondades turísticas que ofrece la Isla de Margarita como destino turístico. La pequeña pista improvisada en los predios de Playa El Agua, allá en el municipio Antolín del Campo, lugar que llegó a poseer muchos equipos y una larga lista de personas deseosas de montarse, gran demanda para subir, para sentir toda esa adrenalina. Lo que significa surcar el cielo margariteño.

Esa experiencia de volar en este Paraíso, ha permitido además que diferentes fotógrafos, especialistas de las fotografías, camarógrafos hagan su tomas áreas, capten toda esa maravilla de recursos naturales y culturales, para que a través de las imágenes, de una postal, grabación, en el uso de las redes sociales pueda sentirse la majestuosidad de la naturaleza que poseen nuestras islas, muy especialmente en Margarita , vista desde otro ángulo; convirtiendo a la Isla definitivamente en un paraíso para volar. Desde el aire, y desde la imaginación, con un pensamiento y sueño grande, donde brotan las ideas y crece la expectativa…Una aventura que en cualquier momento puedes vivir en nuestra Isla, y comprobar que definitivamente somos un paraíso para el turismo, para volar…