Post Thumb
E

sa afirmación, es un conjunto de palabras que denotan la gratitud eterna de todo hijo hacia su madre. Una relación muy afectiva que se manifiesta en el cariño, compromiso, dedicación, entrega y amor que la madre muestra al momento de elaborar tan codiciado pastel, como son las sabrosas hallacas de mamá. Las cuales resumen toda una vida de amor filial, recordadas por siempre.

Usted se las puede encontrar en diferentes establecimientos, centros comerciales, merados, abastos, reuniones familiares, verbenas, las puede comprar en la vía, pero difícilmente las que adquiera llevarán ese “amor de Mamá”, esa querencia, esa expresión de afecto, que las hace ricas a cualquier hora, y en cualquier circunstancia. Al momento de probarlas inmediatamente se “trasladará”, a aquellos años, a recordar todo lo que hacía nuestra vieja para darnos la hallaca, para que pudiéramos compartir ese rico manjar.

La hallaca de mamá, además de llevar los ingredientes básicos, el amarre, lleva ese amor de madre que las hace insustituible en cualquier terreno. Porque la madre quiere lo mejor para sus hijos, y hará siempre todo lo imposible por ofrecerle una sabrosa halla a su hijo. Por todo eso siempre escucharemos con una profunda complacencia, con mucha satisfacción! La mejor hallaca es la de mi mamá!, como esas ningunas.

Ferias

En muchas poblaciones se llevan a cabo ferias de las hallacas, con la presencia de muchos grupos folclóricos, actividades culturales, que buscan resaltar el “trabajón”, el esfuerzo que significa elaborar unas buenas hallacas. Se seleccionan escenarios con la presencia de matronas, público participante, que logran explicar cómo hace para ofrecer las hallacas, se estimula ese trabajo con premios en especies y metálicos, se hace toda una promoción y jornada muy activa para que nativos y visitantes puedan disfrutar de todos los secretos que encierra hacer hallacas.

Ferias que buscan exaltar el trabajo de hombres y mujeres de la comunidad y dar a conocer lo rico que son las hallacas, plato muy tradicional en la época decembrina.

Pasteles y multisapidas

En otras regiones del país se le conocen como “pasteles”, y “multisapidas”, pero en el fondo la esencia es la misma. Un guiso, masa, hojas de plátano, y el amarre con pabilo. Hay lugares donde se agregan cebolla, pimentón papas, huevo, zanahoria, y se logran hacer combinaciones: a base de pollo, cochino, carne, pescado y mezclas de ingredientes que la hacen muy particulares.

Se conservan por muchos días, luego de ser preparadas y se van sirviendo y consumiendo de acuerdo a la realidad y necesidad de servirlas y probarlas. Muchos la consumen inmediatamente de elaborarlas, el mismo día, otros la conservan hasta semanas.

Otro detalle importante que tiene la elaboración de las hallacas, es su carácter unificador, integrador. Reúne a varios miembros de la familia, vecinos, amigos, y se forma tremenda parrada; un gran compartir a la hora de elaborarlas y disfrutarlas. Varias familiares comparten esa “magia” culinaria, ese “arte” gastronómico de elaborar unas ricas hallacas que se acercan al gusto, al toque del sazón de mamá, pero no logran superarlas…Porque no hay hallacas como las de mi mamá.