Secciones fijas

  Reportaje

 


Un pueblo privilegiado en ubicación

Los Robles: Unido en su fe por la Virgen del Pilar  

 La capital de la parroquia Aguirre, es un valle de unos 15 kilómetros cuadrados, y se cuenta entre los pueblos más antiguos de la isla.

 Su ubicación entre Porlamar, el centro comercial por exclencia de Margarita, La Asunción, capital del estado Nueva Esparta, y Pampatar, anteriormente principal puerto internacional y de cabotaje de Margarita, hace del pueblo de Los Robles uno de los lugares más privilegiados de la geografía insular.

De esta población no existen evidencias de cuándo fue fundado, por lo que se afirma que no posee partida de nacimiento. El fallecido Antonio Franco, en el prólogo del libro «Antología documental de Los Robles», autoría de Nicanor Navarro, señala que «eso hace suponer que su desarrollo como comunidad organizada, aparte de ser incidental y espontáneo, fue un proceso lento, en el cual intervinieron como factores determinantes su estratégica ubicación dentro de la geografía margariteña y la topografía del terreno donde tiene asiento».

Franco refiere que este valle estaba cercado por un cinturón de cerros, entre los cuales destacan, por el papel que tuvieron en la evolución y consolidación de la comunidad roblera el cerro de Las Cabras, la Ermita, Boquerón, La Sabaneta, y otros más que proporcionaron materiales para la edificación de las primeras viviendas. «Casi nada nos queda de lo que fuimos... Porque hasta La Ermita, Boquerón y el Cerro de Las Cabras nos lo ha ido quitando a pedazos el frenesí destructivo de la sociedad consumista y depredadora en que estamos viviendo».

De ese pasado queda en pie la Iglesia, asiento de la fe cristiana y morada de la Virgen del Pilar, símbolo cultural que identifica y une al roblero, quienes la mencionan con orgullo en casi todas sus conversaciones.

En su antología, Nicanor Navarro, actual cronista de la entidad, explica que Los Robles, capital de la parroquia Aguirre, antiguamente municipio, llamado también El Pilar, es un valle de unos 15 kilómetros cuadrados, enclavados entre colinas de muy bajas alturas y de vegetación xerófila, y se cuenta entre los pueblos más antiguos de la Isla.

 Patente de los robleros

Es admirable el fervor de los nativos de Los Robles por su virgen, quienes todos los 12 de octubre se congregan en la plaza de la localidad para rendirle homenaje, ya que esa fue la fecha en que llegó al pueblo

Cuenta el señor Pedro Navarro que una imagen pequeña de oro de Nuestra Señora del Pilar fue traída por un español enviado por la reina Juana La Loca, quien desembarcó en el puerto de Moreno, subió el cerro La Ermita y por allí bajó al poblado de Los Robles donde se consiguió con unos indígenas guaiqueríes a quienes se las entregó, diciéndoles que tenía la orden de regalarla en el primer pueblo que encontrara al tocar tierra en Venezuela.

«Eso fue el 12 de octubre de 1818, según una teja que pusieron los españoles en la iglesia y que se consiguió tiempo después cuando se hicieron trabajos de reparación del techo», indicó Navarro, quien asegura que la Virgen de Oro sí existe, y está en custodia de su familia, quienes todos los años las sacan en sus festividades para que sus devotos la admiren y luego la vuelven a guardar.

«La imagen como tal es pequeña, lo grande es el busto», señaló el señor Pedro, quien con orgullo refiere que «ésa es la patente que tenemos los robleros como un recuerdo de Juana La Loca».

Ese fervor religioso está compartido con su copatrono, San Judas Tadeo. «La imagen fue donada por la negra Ávila, hermana de Rafael Ávila, quien tenía una hermana religiosa en España y en uno de sus viajes a Zaragoza trajo el santo y lo donó al pueblo».

Con el paso de los años, Los Robles ha adquirido gran notoriedad y muchos de sus hijos han ocupado cargos relevantes a nivel regional y nacional, e incluso han traspasado las fronteras venezolanas para ampliar su formación personal e intelectual.

Entre ellos se cuentan concejales, alcaldes, gobernadores, diputados regionales y nacionales, profesionales de diversas áreas, cronistas, entre otros, quienes inspirados en la tranquilidad que transmite los frondosos árboles y los cerros que rodean a la localidad, y con la Virgen del Pilar como guía principal, se forjan día a día nuevos ideales que contribuyan aún más al desarrollo de Los Robles. 

Volver a página principal

Imprimi

Subir