Secciones fijas

  Reportaje

Rómulo Cardona


Mangles y manglares

No todo el mundo conoce los grandes beneficios que son capaces de prodigar los manglares. Para muchos se trata de un árbol muy resistente, cuya madera sirve para construcción, también se utiliza para confeccionar trompos y tiene la particularidad de que no se pudre fácilmente; pero detrás de eso, hay otras grandes cualidades del mangle. Desafortunadamente los organismos encargados de preservar, cuidar y mantener este importante recurso natural, muy poco hacen para preservarlo de la "culturización".

Sobre el mangle Federico Pannier apunta lo siguiente: "El mangle ofrece a la vida de los animales una serie de microambientes particulares que se extienden desde el estrato formado por las copas de los árboles, de características eminentemente terrestres, hasta la superficie del suelo como característica semiterrestres así como también el ambiente acuático de las ensenadas".

A pesar de estos importantes conceptos, y de la gran utilidad que ofrece el mangle, ya que se puede utilizar incluso para la industria del cuero, se le da poca importancia, tanto es así, que es lastimoso ver como van desapareciendo los mangles en sitios como la laguna de Raya, Las Marites, El Morro de Porlamar, y hasta en La Restinga, donde existen cuatro variedades.

Lo que hasta hace pocos años eran grandes vegetaciones de mangles, hoy son simples salinas, olvidándose de que los manglares forman parte del paisajismo.

Ya una vez se hizo un intento en la laguna del Morro de Porlamar a cargo de estudiantes de la UDO para la reforestación y arborización de las playas de Margarita y Coche, pero esa campaña se suspendió. Ahora sería el momento para reponer los manglares secos.

Mientras nosotros no cuidamos los mangles que tenemos en pié, en otros países de la cuenca del Caribe como Puerto Rico, se les protege para el cultivo de ostras, camarones, langostas, lisas y cangrejas.

Volver a página principal

Subir