Secciones fijas

  Reportaje

Nancy Lozano Ylas


Santiago Mariño... el más grande General de Oriente

El General en Jefe, Santiago Mariño, nacido el 25 de julio de 1788 fue tocado con la luz propia, esplendente y diáfana de la inmortalidad. El, por la trascendencia de sus acciones se ganó ese gran poder de convocatoria para sumar a todo el Oriente del país con su ejército Libertadores de Oriente, a la lucha reivindicatoria de nuestra causa independentista

Según los óleos de la época, Santiago Mariño fue un hombre de gallarda apostura, desde muy joven, ya mostraba valentía y era partidario de la libertad de su Patria, de ancestros nobles, a temprana edad poseía una sólida cultura y formación, condiciones indispensables entre los elegidos, conocedores de la visión de su destino, de su región y del mundo.

Junto con su hermana Concepción Mariño se unen a los patriotas recibiendo a los 22 años el grado de capitán por su lucha en Guayana bajo el mando de Villapol, fue tal su valentía, que para 1812, cuando la Capitulación, era nombrado coronel a los 24 años. El 11 de enero de 1813 un puñado de jóvenes valientes, en su mayoría margariteños, parten de Chacachacare para sorprender y tomar la población de Güiria y en su camino se les unió aquella población y muchas más del Oriente de país, llegándose a conformar un regular batallón que a fuerza de espadas y machetes ayudaría a Bolívar con su triunfo en las postrimerías de su Campaña Admirable cuando estaba acorralado en el sitio de San Mateo, en ese acto, el ejército de Mariño fue reconocido por Simón Bolívar.

Vencedor de las batallas de Guiriorapa, Maturín, Carúpano y Cumaná, en el año 1814 derrota a Boves en la Batalla de Boca Chica y en seguida, los fieles hombres del ejército Libertadores de Oriente, se vuelven a unir a las fuerzas de Bolívar en La Victoria y en la I Batalla de Carabobo.

Cuando sufren la terrible derrota en la Batalla de La Puerta, Bolívar y Mariño, proscritos hasta de sus amigos, huyen juntos refugiándose en el Oriente, por donde logran salir mucho después, del país.

En 1816 regresan a Venezuela con la famosa Expedición de Los Cayos, llegando primeramente a Margarita, tierra siempre libre, donde fue nombrado Santiago Mariño, en asamblea memorable, Segundo Jefe de la República. Le siguieron grandes huestes de hombres aguerridos, fieles seguidores del general margariteño, aumentando su prestigio en Oriente, que fue inmenso.

En 1819 derrotó en la Batalla de Cantaura al coronel Aranda y ese mismo año fue electo delegado al Congreso de Angostura. En aquel entonces, apoya la postura de los generales rebeldes Manuel Piar y Bermúdez, quienes más tarde, desconocerían la autoridad del Libertador. Bolívar con Mariño, tuvo serias discusiones verbales y por cartas, pero éstas no llegaron a tan graves consecuencias por el cariño, respeto y admiración que se tenían ambos generales, tanto es así, que cuando el Libertador llega a Oriente buscando la unión de todas sus fuerzas, manda a buscar a Mariño, que acaba de desconocerlo, y lo abraza públicamente, nombrándolo Jefe del Estado Mayor del Ejército Libertador. Con ese grado participa en la gloriosa Batalla de Carabobo, llevando ahora el estandarte victorioso de su ejército los Libertadores de Oriente.

Fue siempre protagonista de una agitada vida política que lo llevaría al exilio en repetidas ocasiones, apoyó al general Páez en sus intenciones separatistas con la Gran Colombia, para después adversarlo a la muerte de Bolívar.

A Santiago Mariño le reconoce la historia, el haber sido la primera voz en levantarse en defensa de nuestro Libertador Simón Bolívar, su tesonera lucha para pedir justicia y honores para nuestro Libertador, su incansable rebeldía para reclamar honores a su nombre y a su gloria, restituyeron a Bolívar en el sitial de honor del Padre de La Patria.

Volver a página principal

Subir