Hombres y Mujeres de prestigio 

 

 

Imprimir Articulo

Secciones Fijas

Los Niños de
Nueva Esparta


Marga Tips


Perfil Gerencial


Lo que hay que ver, oír y leer


Salud Margarita


Descubriendo
a Margarita


Vacaciones
en Margarita


El Fogón del Comandante


Talento Juvenil


Personalidades

Rosa Leandro Guerra

Sueño con llegar a ser minisitra de educación

Luego de cumplir 33 años en la Educación, sigue preparándose para ocupar nuevos espacios; consciente de los sacrificios y esfuerzos que hay que hacer para lograr las metas. Ha cultivado la paciencia y se siente feliz por la evaluación que diariamente le hace la gente que está a su alrededor, la gente a quien le sirve.

Coincidimos con la Profesora Rosa Leandro Guerra, Coordinadora docente de la UPEL (Universidad Pedagógica Experimental Libertador) a quien consultamos una información referida con los cursos de postgrado Ella cordialmente nos invitó a hablar, pausadamente. Con esa gentileza margariteña, iniciamos el dialogo que se interrumpía por una que otra llamada, por la solicitud de los docentes, la firma de documentos Allí en la tranquilidad de su oficina fuimos testigos del don de gente de esta mujer, nacida en Juangriego, quien desde muy temprana edad abrazó las banderas de la educación, convencida del gran aporte que brinda a la sociedad: "Ser docente significa una gran responsabilidad, una gran convicción, debemos estar dotados de un gran amor, sentirlo, porque de lo contrario no vale la pena. No se obtienen buenos resultados. Se necesita de mucha preparación, de un gran sentido humano. De mucha comprensión". La conversión siguió, con la Coordinadora allí en La Asunción Fue allí como logramos descubrir toda la tenacidad, toda la lucha que la ha llevado a afirmar con mucha seguridad; "me sigo preparando porque mi aspiración es ser Ministra de Educación", después de avanzar en el dialogo, le dijimos ¡que bueno! porque así me alegraría haber establecido este dialogo con la futura ministra, saber que ha llegado bien alto una persona conocida, una amiga, con quien estuve hablando tranquilamente, sin mucho protocolo

La Niñez

Cuando niña, la Profesora Rosa, recuerda, aquellos días cuando acompañaba a su nana, al pozo, que estaba detrás del hoy Hospital de Juangriego, iba con nana "Nina", en aquel Juangriego de ayer, desde la mañana, hasta la tarde, mientras los adultos lavaban, exprimían su ropas, la tendían en los yaques, ellas, las jovencitas de su edad buscaban tierra de mata, y al regreso con sus recipientes de agua del pozo y su tierra de mata, hacían una parada en la salina, allí sustraían los pedazos de sal, que también molían, en las piedras.

La Juventud

La Profesora Leandro estudió, en El Liceo Juan de Castellano de Juangriego, hasta el tercer año, luego se fue a La Guaira, allá estudió tres años, para regresar a la Isla como Docente, en 1975. Fue en la Isla de Coche, donde comenzó sus labores, cuando aún no había ferry, tenía que salir por La Isleta, o por El Yaque, en más de una oportunidad tenía que pernoctar en la Isla hermana, ya que las condiciones del mar no le permitía regresar. Dos años estuvo en Coche. En 1977 es traslada a Las Piedras de Juangriego. En el año de 1985, se fue al estado Miranda, con su hijo, buscando una posibilidad de realizar nuevos estudios, pero tuvo que regresarse por cuanto su hijo no se adaptó

No hay mal que por bien no venga

Solicitó la posibilidad de entrar a trabajar con el Estado venezolano, en otro cargo, aquí en Margarita, donde muchos amigos conocían de su temple, de su preparación, y capacidad sin embargo cuando conversó con el jefe para esa oportunidad le solicitó una recomendación, una postulación, cosa que la llevó a desistir de la idea. A raíz de ese impase surgió la posibilidad de dirigir el proyecto "Renovemos la Escuela Básica Rural", vivió con intensidad y con la pasión de educadora que siempre ha tenido, permitiéndole la oportunidad de ser invitada por la O.A.E. (Organismo de Estados Americanos), a varios países como Colombia, Chile, México, y en Venezuela recorrió todos los estados, dando a conocer el citado proyecto en muchas comunidades. En el 2001 su experiencia, es tomada en cuenta para la implementación del proyecto. La experiencia de Rosa Guerra, sobre las jornadas integradoras en Educación, fueron también a Chile, a compartir experiencias. Ya para agosto de 2003, el proyecto de jornada integradoras completa, en las escuelas bolivarianas era una realidad.

En la actualidad

La Profesora Rosa Leandro Guerra, sigue asesorando a muchos estudiantes, y docentes, se siente satisfecha de la labor cumplida. Insiste en la preparación, anda en planes de viajar a Maturín, para realizar el doctorado. Es madre de dos hijos, Ronald y Corina, quien al igual que su mamá, piensa llegar muy lejos, tiene grandes aspiraciones. Rosa afirma que hay que soñar, pedir en grande, crearse expectativas, para lograr lo mejor.

Cargos

Docente de aula, directora de la Escuela "José Cortés de Madariaga", Coordinadora de Educación Rural del Estado Nueva Esparta y Coordinadora Docente de la UPEL.

Rosa Leandro Guerra, nacida en Juangriego, hija de Manuelita y Justico, la menor de tres hermanos, madre de dos hijos, casada con Alejandro, el que manda, sigue preparándose leyendo mucho sobre la Espiritualidad de Los Ángeles, y sobre la Educación, especialmente el área de planificación. Luego de muchos años en la docencia está convencida de la preparación que hay que tener, de la gran visión para dirigir el proceso educativo, está convencida de la necesidad de aplicar el reglamento en la profesión docente. Continua, Rosa con sus deseos, con su gran visión, con mucha fe por llegar a ser Ministra de Educación, se sigue preparando para asumir nuevos retos, para ocupar nuevos espacios en la vida. Lamenta que nos sintamos como extraños en nuestra propia Isla. Que no seamos capaces de valorar y sentir lo nuestro.

Volver a pag. principal <<Pagina anterior Siguiente Página>> Subir