Hombres y Mujeres de prestigio 

Raquel González L.

 

Imprimir Articulo

Secciones Fijas

Los Niños de
Nueva Esparta


Marga Tips


Perfil Gerencial


Lo que hay que ver, oír y leer


Salud Margarita


Descubriendo
a Margarita


Vacaciones
en Margarita


El Fogón del Comandante


Talento Juvenil


Personalidades

Dr. Elio Margiotta

"Ya no sé cuántos niños he ayudado a nacer"

Es gineco-obstetra con formación militar, lo cual marcó una parte importante en su vida. "Margarita tiene una peculiaridad que no he visto en otras partes, y es que las pacientes acuden puntalmente a su control pre-natal", apuntó

"Para serte sincero, me cuesta mucho hablar acerca de mí". Con esta frase nos recibió en su consultorio privado, ubicado en la unidad materno infantil de Porlamar, el doctor Elio Margiotta, médico gineco-obstetra de Margarita, a quien muchas mujeres en estado de gravidez acuden por recomendación de familiares o amigas, al punto que su nombre es muy conocido en este campo.

"Es que yo nunca las dejo solas", señala el especialista al referirle este hecho, el cual pudimos constatar mientras esperábamos que nos atendiera, ya que a cada momento llegaban nuevas pacientes.

Destaca Margiotta que la isla de Margarita tiene una peculiaridad que no ha visto en otras partes, y es que las pacientes acuden puntualmente a su control pre natal. "Hacen el esfuerzo y eso es bonito", acota, al tiempo que refiere que ya perdió la cuenta de cuántos niños ha traído al mundo; sólo en su primer año de especialista en el Hospital Luis Ortega, en 1995, realizó 270 cesáreas.

Su nombre completo es Elio José Antonio Margiotta Figueroa (el Antonio se lo agregaron por su madrina Carmen, quien era muy católica y quería que llevara el nombre de San Antonio). Es margariteño, nacido en el Hospital Luis Ortega de Porlamar, con domicilio en La Asunción. Es hijo del inmigrante italiano Elio Margiotta Presutti y de la asuntina Teresita del Jesús Figueroa de Margiotta, ambos fallecidos.

Estudió en la escuela Francisco Esteban Gómez hasta cuarto grado de educación primaria; quinto y sexto grado los cursó en el Colegio de los padres San Nicolás de Bari. Luego se fue a estudiar el bachillerato en el Liceo Militar José Antonio Anzoátegui, de Puerto Píritu, formando parte de la primera promoción que egresó de esa institución. Esta oportunidad le llegó por intermedio de un teniente coronel, nativo de La Asunción, de apellido Rosas Marcano, quien fue uno de los fundadores de ese liceo militar. "Él vino y se llevó a veinte muchachos asuntinos, de los cuales terminamos tres", apunta.

Comenzó por Ingeniería

Debido a que al egresar del bachillerato no fue seleccionado en la Universidad Central de Venezuela, UCV, en la carrera que le gustaba, Medicina, comenzó a estudiar Ingeniería en la Universidad de Oriente, núcleo Nueva Esparta, pero como a los seis meses le salió cupo en la UCV y se fue para esa casa de estudios superiores. "También me llamaba la atención ser militar, pero estaba cansado del liceo. Sin embargo, estudiar allí formó mi base, la disciplina, ser ordenado".

Nos cuenta que egresó como médico cirujano en 1988. Su año rural lo cumplió en la medicatura de La Asunción, después estuvo dos años como residente en el servicio de Obstetricia del Hospital Luis Ortega. El postgrado lo realizó en la maternidad Santa Ana, en San Bernardino, Caracas, la cual depende del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales. "Fue duro, porque tuve que autofinanciar mis estudios".

Al culminar el postgrado se regresó a Margarita, al Luis Ortega; para ese entonces se estaba jubilando el doctor Bernardino Fuentes, quien le ayudó mucho y empezó a asignarle guardias. Allí se quedó cinco años como suplente, hasta que ganó el concurso y quedó fijo en el cargo en el servicio de Gineco-obstetricia, labor que comparte con su consultorio privado. Además, está adscrito al personal médico de la policía del estado Nueva Esparta.

Contrajo matrimonio antes de graduarse de médico con una muchacha de La Asunción, Carmen Susana Rodríguez de Margiotta, con quien procreó dos hijos: Estefanía Benedeta, quien también se inclina por la carrera de Medicinas, Elio José.

"Siempre trato de almorzar en casa, es una petición de mi esposa, es casi obligatorio, porque es la hora en que nos podemos ver todos", expresó al mencionar ese aspecto de su vida familiar, porque como ser humano que ayuda a otros a venir al mundo se preocupa por conservar la estabilidad y la paz de su hogar y de sus hijos.

Volver a pag. principal <<Pagina anterior Siguiente Página>> Subir